martes, 1 de septiembre de 2009

PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO.

















+














Hola de nuevo. Con las pilas cargadas y notición comiquero para abrir el mes. Evidentemente no puedo hablar de otra cosa que de la compra de "La casa de las Ideas" por ese gigante del entretenimiento que todos conocemos cuya imagen tiene forma de ratón.
El acuerdo, según informa El País, podría firmarse en breve por valor de unos 4.000 millones de dólares. Parece que los abispados mandamases de Disney han visto en las adaptaciones cinematógraficas de los superhombres más famosos del mundo (con permiso de Superman y Batman) un filón del que sacar una buena tajada.
¿Y los cómics? Bueno, a priori no creo que afecte demasiado ni a las ventas ni a los equipos creativos. Eso sí, ayer salió en todos los telediarios en la sección de economía lo que demuestra que al final, como siempre, lo que manda es lo que manda.

miércoles, 12 de agosto de 2009

HACIENDO PATRIA.


Más vale tarde que nunca. ¡Felicidades a Salvador Larroca por su "Eisner"!


martes, 11 de agosto de 2009

LOS VIGILANTES DE ZACK.

Con un poco de retraso, y la perspectiva que da el tiempo transcurrido desde su estreno, por fin he podido ver "Watchmen".
La que es probablemente una de las adaptaciones más esperadas y al tiempo más temidas por los comiqueros se ha quedado, en mi opinión, a mitad de camino de todo. Snyder, que no es un director objetivo con la obra en absoluto (se define a si mismo como fan), se pierde en la extendida mala costumbre de la literalidad. Entiéndase esto por trasladar lo más fielmente posible las viñetas al celuloide, que no la estructura o el guión, lo que por otra parte es practicamente imposible dada la particular idiosincrasia de la historia de Moore. Y precisamente esa falta de objetividad parece el mayor lastre que acompaña todo el metraje, porqué la historieta y el cine son medios diferentes a pesar de sus muchas similitudes. El director de "300", sin embargo, parece estar seguro de poder reproducir los interminables juegos de espejos y virguerías narrativas del original, cuando lo que consigue al final es, como mucho, un enorme monumento al kitsch con algún hallazgo aislado a nivel visual.
Vamos, que como muchos de nosotros nos temíamos esto se ha quedado en otro intento infructuoso de trasladar con éxito un tebeo de Alan Moore al cine. La diferencia es que en esta ocasión se trata de "el tebeo".
Por cierto, a lo mejor deberíamos hacer como el guionista británico y directamente pasar de ver las pelis basadas en sus cómics.
Y eso que el voluntarioso Zack no ha hecho una de las peores.


Doc Manhattan marca el mismo culito respingón en el papel y en película.

domingo, 9 de agosto de 2009

LA CASTA DE LOS METABARONES.


Bueno, poco a poco voy haciendo descender la pila de cosas que tengo por leer. Este fin de semana ha caído un buen tocho, "La Casta de los Metabarones".
La edición de Mondadori de la obra de Jodorowsky y Giménez en formato "libraco" sólo tiene ese defecto. Vamos, que es incómodo de leer porqué pesa un quintal. Incomodidades aparte, buena presentación y unos extras más que aceptables con historia inédita incluida.
En cuanto a la obra, pues evidentemente no me ha defraudado. Este Spin Off de "El Incal", la otra gran saga de Jodorowsky, es de lo mejorcito de la ciencia ficción europea. Y los extraordinarios diseños de Juan Jiménez hacen justicia al guión del creador de la Psicomagia, con una historia que bebe de aquí y de allá sin disimulo, pero con una originalidad fuera de toda duda. Caballeros de la Europa medieval se funden con el código Bushido Samurai y la alta tecnología, en una amalgama de personajes absolutamente tridimensionales. Una saga de varias generaciones contada a través de las voces de dos robots, que ponen el toque de humor necesario para poder digerir las tragedias de tono shackespeariano que acontecen de una generación a otra. En esta historia de una casta de guerreros condenados a una vida violenta por tradición, amor, muerte y mutilación caminan de la mano a través del tiempo, conformando una leyenda que trasciende en un universo ficticio perfectamente engrasado.
Y por si fuera poco, está Juan Giménez, uno de los pocos dibujantes de historietas capaces de competir con las grandes producciones de Hollywood. Porqué no exagero al decir que las batallas espaciales de Giménez no tienen nada que envidiar a las de George Lucas en cuanto a espectacularidad e ingenio.
Una Space Opera imprescindible tando en la tebeoteca de cualquier aficionado como en la estanterías de los fans de la Ciencia Ficción.